El blog para emprendedores

Los Estatutos: Un punto clave para emprender

Publicado por Alejandra el 18 - Sep - 2012

Emprender una empresa no es nada fácil, requiere decisión y dedicación. Se ha de pasar por muchos pasos y son pocos los que llegan al final. No sólo hay que superar cada uno de los retos, sino cumplir con varias dificultades burocráticas.

Tendrás que elegir el tipo de empresa, su nombre, el domicilio social, los estatutos, el capital social, entre otros pasos, incluyendo entre ellos escoger a tus futuros socios.

En este artículo no te hablaremos de cada uno de estos pasos, sino que haremos especial énfasis en los estatutos. Ese documento imprescindible para evitar problemas y exigir el correcto funcionamiento de la empresa.

Cuando estás emprendiendo seguramente estás llen@ de ganas e ilusiones. Piensas erróneamente que esos socios que escogiste son los ideales y que nunca te traicionarán o que siempre estarán de acuerdo con tu opinión. Pero desde los inicios hay que pensar con cabeza fría y empezar a ser precavidos. Nunca sabes como puede cambiar una persona o tampoco las vueltas que da la vida.

Básicamente, los estatutos son un conjunto de normas, que generalmente esta preestablecido, pero que se puede, y se debe, adaptar a las necesidades de los socios. Es el momento en el que se establecen las reglas o limitaciones de los socios con respecto a la empresa.

En el primer apartado se trata la denominación, domicilio, duración y objeto social, es decir, cómo se llamará la sociedad, qué tipo de sociedad es, cuál es la fecha de inicio de sus actividades y cuánto lleva ejerciendo, dónde se establece y para finalizar a qué se dedicará, su objeto social. Sobre este último punto, es recomendable redactar un documento más detallado y al público objetivo al que se dirige.

El segundo apartado se refiere al capital social y las participaciones, es decir, la cantidad de dinero con el que empezará la empresa. La cantidad mínima es de 3,006,06€ en una S.L.

Las aportaciones por parte de los socios también pueden ser en especie, por ejemplo si la empresa es de domicilios, uno de los socios puede aportar una furgoneta que ya tiene a la empresa, todo esto se debe presentar frente a un notario.

En este apartado, se específica la manera en que están divididas las participaciones entre los socios, si se va a aceptar la entrada de socios externos y también se pueden limitar la cantidad de acciones que cada uno puede vender en un futuro. Además cuál es el procedimiento a seguir si muere o enferma algún socio, como también si quiere dejar la empresa. Es necesario dejar todo muy claro en este primer documento.

Aquí puedes encontrar algunos modelos de los estatutos pero lo más recomendable es sentarse juntos a pensar en las cláusulas que debería tener la sociedad.

Gracias a este documento, los problemas podrán solucionarse rápidamente. Asegurarse de tener unos estatutos claros, es tener la certeza que de evitar problemas y discusiones en el futuro.

Deja tu comentario